Buenas tardes, antes de comenzar me gustaría agradecer al personal del instituto por acordarse de mí para dedicar unas palabras para este 25 aniversario del IES Salvador Allende.

Y, es que han pasado 7 años desde mi último curso en el instituto -15 desde el primero-. En estos siete años me ha dado tiempo a terminar una carrera universitaria, disfrutar del programa de intercambio Erasmus y otra serie de experiencias que me han ayudado a seguir formándome como profesional y como persona que vosotros en su día empezasteis.

Soy de las afortunadas que pueden decir que su paso por el instituto marcó de por vida su trayectoria profesional y supuso un antes y un después en lo que es en la historia de su vida. Entre aventuras y desventuras, en mi larga andadura por el Allende pude darme cuenta de que entre mis amigos yo era, y sigo siendo, una afortunada. Nadie tenía lo que yo: un Grupo de Flautas. Y es que, como bien sabéis los que me conocéis, el Grupo de Flautas, MI Grupo de  Flautas, es mucho grupo y han marcado profundamente mis ocho años de carrera en el Allende. Sí, ocho, no seis como estipulaba los cuatro años de la ESO más los dos de bachiller, yo ocho, porque el isti mola, porque repetir no es malo. Y aquí, la presente, la que sacaba cincos en matemáticas, la que repitió será quien eduque a vuestros hijos y vosotros tenéis la culpa de que en su momento decidiera unirme al mundo de la educación. Vosotros tenéis la culpa de que me enamorara de este mundillo, vosotros tenéis la culpa de que quisiera subirme a vuestro barco para navegar junto con vosotros en el mar del aprendizaje, tripulado por la interculturalidad, y empujado por los valores de la honestidad, humanidad, igualdad, equidad, creatividad y un sin fin más de valores en los que creo firmemente y que vosotros, en vuestro trabajo conjunto me inculcasteis para, ahora, luchar contra tempestades como la que ahora mismo nos acontece.

Hubo unas palabras que el profesor Miguel Ángel Carpintero nos dijo en su clase y se me quedaron grabadas a fuego pero antes de desvelárosla os pongo en situación: curso: 1º Bachillerato. Clase: Educación Física. Actividad: tirar conos. Sí, nos tiramos un curso entero tirando conos, tres malditos conos que nos llevó tirar un curso entero, ¡y ya nos hubiera gustado que fueran de Kalise! Después de dos meses tirando conos, el estado de ánimo de la clase iba cayendo en picado, malhumorándose, las quejas eran infinitas a lo que él un día respondió: “pues si con una actividad como esta estáis así, preparaos para cuando salgáis a la vida real. Que la vida real no es el instituto en el que os van a dar mil y una oportunidades como os estoy dando yo para que tiréis tres conos un curso entero”. Pues sí, tenía razón. Una vez que sales del instituto te das cuenta de que la vida no tiene infinitas oportunidades, o las aprovechas bien o te quedas sin ellas. También hay unas líneas para Javier Soria cuyas clases eran las primeras, o al menos para mí, una ventana a un mundo de la crítica constructiva que no destructiva. Clases que cumplían muy bien su objetivo: PENSAR. Gracias.


Tengo mil y un recuerdos significativos de mis años en el instituto y podría mencionar a bastantes más profesores como Jesús Quilez, Dolores Meana, Llanos, Isabel Cuartero, Rosa Ríos… pero me vais a perdonar por no detenerme en vosotros porque el tiempo apremia y no quiero que esto se convierta en un discurso eterno. Pero, para mí, hablar del Salvador Allende sin hacerlo de mi Grupo de Flautas es impensable e irme de aquí sin terminar dedicando unas palabras a Isidoro y a Javier y a otras profesoras como Jossie e Isabel que formaron parte de este proyecto sería imperdonable. Es por eso que quizás estas pequeñas palabras estén impregnadas por cada una de las siete notas de color que siempre adornan cada acto del centro. Aquellos que me conocéis sabéis mi debilidad por el Grupo de Flautas y si no lo confieso aquí, ahora, públicamente delante de todos.


Gracias a vosotros que hacéis partícipe a todo personal docente, no docente y al estudiante en un mismo proyecto creando así un mejor ambiente de aprendizaje para los estudiantes y un mejor ambiente de trabajo para el resto. Para los que formáis actualmente el grupo de flautas, espero que seáis conscientes de lo afortunados que sois, en mis tiempos este tipo de conciertos no se hacían. Javi, Isidoro, me alegra ver como cada curso os superáis. Gracias por ese amor que profesáis a la música, y gracias por saber hacérnoslo llegar, gracias por aquellos años en el grupo de flauta, gracias por haber hecho que mi etapa en el instituto fuera especial. La verdad es que no encuentro palabras para expresar la enorme gratitud que siento hacia vosotros, no me sale otra cosa que deciros a vosotros y a todo el personal del IES Salvador Allende gracias, gracias y gracias.

El blog del orientador

 Descargar

Decreto 48/2015 de 14 de mayo.Curriculo ESO

 
 
 

Usuarios en linea

Tenemos 43 visitantes y ningun miembro en Línea

Fondo Social Europeo

 

Looking at Europe II

Convocatoria de participación de 2 movilidades de profesorado para la realización de un " Job Shadowing"

Más información

 
 
 
 

 

 
 
Go to top